Inteligencia en el escapismo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Inteligencia en el escapismo

Mensaje  Germansoto el Miér Mayo 08, 2013 3:27 am

Hace tres meses mi perro cuando lo saque a pasear al igual que otros días se escapo pero esta vez me enfade con él. Después de esto las veces que lo volví a soltar ya no venia a mi sino que se daba una vuelta y solo se iba a mi casa.(vivo en el borde del pueblo y lo suelto en el descampado y en la sierra). Desde entonces ya no lo solté salvo un día que me fui a la sierra. Pues bien se escapo, no os podéis hacer una idea de lo que lo busque; viendo que había pasado dos horas cogí el coche ya que el ruido lo reconoce y siempre va hacia donde este se encuentre, pero tampoco estuvimos toda la familia buscándolo hasta las once de la noche (se perdió a las 6). al la mañana siguiente yo volví y estuve buscándolo por la sierra y nada. y a las tres de la tarde una de las casas de la sierra a la que le habíamos dejado el numero de teléfono por si lo veían nos llamo diciendo que lo habían visto. Pues en estas que salgo otra vez a buscarlo y nada. 15 minutos después cuando mi madre sale a trabajar resulta que estaba en mi terraza. Mi pregunta es ¿ creéis que puede que se fuera de "novias" Laughing ? ¿tenia ganas de explorar?¿o tenia miedo? o cualquier otra cosa, es que ya no se que hacer con el porque me encantaría soltarlo ya que la sierra y el descampado es enorme y disfruta pero no puedo permitir que lo pise un coche o se pierda.
avatar
Germansoto

Cantidad de envíos : 16
Fecha de inscripción : 27/04/2012
Tu edad : 24
Localización : Santomera, Murcia

Volver arriba Ir abajo

Re: Inteligencia en el escapismo

Mensaje  Iñigo el Miér Mayo 08, 2013 11:29 pm

Hay varias entradas sobre la llamada: sólo tienes que poner lo que buscas en la caja que pone buscar en la parte superior derecha de la página: por ejemplo, si pones llamada te aparecerán 3 entradas.

Te hago un copia y pega de lo que suelo entregarles a las personas que me preguntan sobre como entrenar la llamada. Hay muchas otras formas y seguro que otros miembros del club te pueden dar otras orientaciones al respecto. Hay que tener en cuenta también al edad de tu perro; un perro joven es normal que este deseoso de explorar, es una etapa y hay que vivirla como eso una etapa sin agobios y sin exigir cosas que todavía no pueden darnos.

CONSIDERACIONES PREVIAS:

Es irónico que los propietarios hagamos todo lo posible para entrenar a nuestro perro para no venir cuando se le llama. Deseamos que alguien agite la varita mágica y que el perro deje todo lo que está haciendo, incluidas las gaviotas que persigue en la playa, cuando está excavando en el jardín o jugando con otros perros, y al instante venga corriendo hacia nosotros. Esa es la obediencia a nivel de doctorado.
Lo primero que vamos a hacer es deshacer el entrenamiento que has hecho ya, y luego proceder con la obediencia a nivel de guardería antes de lograr los resultados que deseas como propietario. Partiendo de la base de que nunca alcanzaremos el 100% de efectividad. Entonces, ¿Cómo hemos entrenado sistemáticamente a nuestro erro a no venir cuando se le llama?

- Sabotear la formación:

Una de las peores prácticas es que el dueño se dedica a dejar que su perro esté sin correa y sin vigilancia. Si el perro está corriendo en el parque, retozando en la playa o jugando con otros perros, el perro está aprendiendo que los buenos tiempos no incluyen el dueño. De hecho, siempre es el dueño, el que arruina la diversión al ordenar que el perro "Venga". Cuando el perro es obediente, viene con el dueño, la correa se une rápidamente y el destino es la vuelta a casa. Este no es un buen resultado desde la perspectiva del perro, que va retrasando su venida cuando se le llama porque al retardarla, está prolongando su diversión sin correa. Cuando el dueño repetidamente llama al perro y él no viene, entonces el perro está aprendiendo que no tiene que venir - o por lo menos no tiene por qué venir hasta que es llamado incontables miles de millones de veces. El perro ha aprendido que ignorar el propietario es infinitamente más gratificante que obedecer a su dueño. Esta es una situación perder-perder. Si el perro viene, es “castigado” por haber venido porque su diversión sin correa es limitada. Si el perro no viene, él está aprendiendo a no venir e ignorar al propietario se convierte en una autorecompensa.


Otro resultado de esta situación es que el dueño frustrado ahora siente que tiene que castigarlo por no venir cuando se le llama. Debido a que el propietario no sabe cómo castigar al perro mientras está corriendo, el propietario castiga al perro cuando finalmente regresa. La próxima vez el perro va a tardar aún más tiempo en volver porque no sólo es poner fin a la diversión, sino que ahora también se refiere al castigo absoluto del dueño si él cumple.

- Unos conceptos claros antes de comenzar la formación:

Para muchos perros, el comando "ven aquí" significa "rápido, corre para otro lado!" Hay innumerables ejemplos de cómo el dueño entrena al perro para que no venga por querer "castigar" al perro cuando llega. Cada vez que se llama al perro para participar en una actividad que el perro no goza de ella, él está aprendiendo que la orden "Ven aquí", es una mala noticia. El propietario nunca debe llamar al perro y luego darle un baño, cortarle las uñas o confinarle. Incluso si la actividad prevista no es desagradable para el perro, sólo el hecho de que no sea tan divertido como la actividad que el perro está llevando a cabo es suficiente para que el perro decida no obedecer. Es mejor para el propietario ir y coger al perro con la correa para estas actividades en lugar de arruinar un recuerdo de otra manera rápida*.

Uno o dos casos de "castigar" al perro por venir cuando recibe la llamada puede socavar semanas y semanas de entrenamiento formal. Los dueños deben aprender a incorporar el entrenamiento positivo en la vida del perro y la rutina diaria. Hasta que el perro está entrenado para llegar con fiabilidad cuando se le llama, no debe dejársele sin correa.

En este sentido:

Nunca, bajo ninguna circunstancia castigues a tu perro cuando vuelve a ti. Incluso si tu perro parece tardar una eternidad para responderte y te sale humo por las orejas a través de la frustración, es importante que no te enojes con tu perro. El va a asociar tu ira con la última acción que hizo - que era ir junto a ti.

1. Tu objetivo es que ir hacia ti es una opción más atractiva que cualquier acción alternativa.

*No queremos tampoco que asocie la correa o la llegada del propietario a algo malo, por lo que al atarle, le daremos un premio, esperaremos 10sg con la correa en el suelo, si hace falta la sujetaremos con los pies, y le llevaremos a realizar esa actividad, sin mirarle ni hablarle.

2. Nunca dejes a tu perro sin correa en público antes de que tu perro responda muy bien a tu señal de llamada.

3. Tu señal tiene que ser algo que tu perro espera con entusiasmo, algo que tiene una asociación positiva . Y ciertamente, no sólo utilizarlo para llamarle y atarle la correa de nuevo después de una carrera, llamarle continuamente o llamarle lejos de la diversión.

4. Incorporar la formación de la señal en sus actividades diarias. Se usa para llamar a tu perro para la cena, salir de paseo o llamarle en cualquier momento sólo para darle una caricia detrás de la oreja (si le gusta) , un sabroso manjar o jugar con él.

5. Nunca llames a tu perro en situaciones en las que sabes que no viene a ti. No queremos que piense que a veces no está mal si no responde a tu "ven". Tiene que ser todo el tiempo, y su perro nunca debe salirse con la suya si no lo respeta.

6. Al igual que con cualquier señal de entrenamiento en obediencia, iniciaremos las sesiones de entrenamiento buscando objetivos sencillos, dominar un paso y luego seguir adelante, construyendo sobre lo anterior.

LA FORMACION

El secreto de una llamada fiable es fácil de recordar: Repeticiones Recompensadas (RR). No nos comamos mucho la cabeza con los números, pero 50 repeticiones diarias con sus consiguientes recompensas, llevaran menos de 15min diarios y se construirá un hábito fuerte.

Si la respuesta de tu perro a tu señal actual de llamada es la indiferencia, elige una señal nueva y comienza a entrenar desde el principio. Es más fácil que la rehabilitación de una antigua señal, sobre todo si esa palabra ha sido en ocasiones combinada con un castigo o se ha gritado varias veces sin consecuencias.

Utiliza esta palabra nueva con mucho cuidado. Inicialmente, sólo cuando estés seguro de que tu perro responderá correctamente. Usalo no como una orden, sino como una predicción. Así que “aquí!" Significa: "Yo apostaría a alguien 100 € a que se moverá hacia mí en los próximos segundos”. El mejor momento para decir tu señal es cuando el perro ya se está moviendo hacia ti (a este procedimiento se le llama "capturar" un comportamiento) o cuando estés seguro de que no hay olores interesantes o situaciones que le distraigan.

Si no estas en condiciones de hacer la apuesta, no digas la señal, sino que sólo tienes que ir a buscar a tu perro (es decir, ir a él y suavemente atarle de la correa sin decir nada y me alejo). No queremos repetir su señal: "Aquí, aquí! AQUÍ!". No es sólo es frustrante, es la forma de desandar lo hecho anteriormente.

- Más consejos:

Además de las repeticiones, aquí hay algunos pasos que debemos tomar para enseñar una llamada confiable.

Añadir una señal visual a su señal de llamada. Es más comenzaremos por esta señal antes de que por la verbal en la calle. Una opción es extender la mano hacia abajo por un lado, mientras que aprietas las cinco puntas de los dedos, con la palma hacia arriba.

Se escandalosamente generosos con las recompensas. La formación en la llamada no es momento de ser tacaño! Usa golosinas a base de carne, una gran parte de la croqueta diaria (en los lugares de menor dificultad), un juego de tira y afloja o cualquier cosa que le encante. Sin embargo nunca le muestres la comida o un juguete antes de llamarle. Usa esto como recompensa después de un comportamiento correcto, no como sobornos para fomentarlo (sólo lo haremos las primeras veces, no para premiar un comportamiento concreto sino para que nos preste atención y desee colaborar con nosotros o como señal de que comienza el “trabajo”. Esto último, si queremos, lo podemos condicionar mas adelante de otras maneras).

- Comenzamos:

Durante los primeros 7 días no introduciremos ninguna señal y sólo premiaremos cada vez que sea acerque por su propio interés a nosotros (para comer, para saludarnos, para salir de paseo, para jugar,…). Al octavo día comenzaremos a introducir la orden en el momento en que veamos que tiene “la intención” e inicia el movimiento de venir hacia nosotros por si mismo, como en las situaciones anteriores. E iniciaremos una serie de ejercicios y juegos:

El primer paso es comprobar si el perro está motivado y listo para aprender. A la hora que le toque la comida toma una croqueta y agítala delante de su nariz. Si el perro no muestra gran interés en la comida, entonces este no es el momento adecuado para comenzar a entrenar. La capacitación debe ser retrasada por una hora o así hasta que el perro muestra interés.

Tan pronto como el perrito dice: "Sí, sí, tengo hambre, voy a hacer cualquier cosa por esa comida", entonces estamos listos para comenzar. Introducir el simple recuerdo, dándole un par de croquetas de pienso de forma gratuita, y rápidamente dar unos pocos para atrás o en otra dirección y decir: "Ven aquí". Mantén la comida en una mano extendida a nivel de la nariz del perro. Una vez que el perro llega fácilmente, y si tenemos es problema, coger el collar del perro antes de darle la comida. Repetiremos esta secuencia con cada croqueta de comida.

- Mas llamada:

Ahora que el perro entiende lo básico del ejercicio, es el momento para que la formación sea aún más divertida. Realizando una serie de juegos. Una vez más, asegúrate de que el perro muestra interés en el premio que estás utilizando. Utiliza pedazos minúsculos - esto es un lujo, no una comida. Sugiero el tamaño de un cuarto de la yema de un dedo. Cuanto mejor sea la recompensa, más rápido aprende y cuanto mayor sea, más fácil que conserve lo aprendido. Procura ser variable con los premios (ve de una horquilla de 1 a 3, y 5 cuando acude rápidamente, en forma directa y felizmente).

Juego de ida y vuelta:

Un muy simple, ejercicio de entrenamiento es un recuerdo agradable de ida y vuelta. Dos o más personas deben estar a diez metros o menos de distancia. Una persona llama al perro a venir y le pide que se siente y esté quieto hasta que otro de los participantes humanos le llame. Practica este ejercicio en la casa y el jardín. La mayoría de los perros les encanta este ejercicio y en previsión de la señal, locamente puede precipitarse de un lado a otro, como un loco yo-yo. Intenta que el perro no rompa su sentado y quieto hasta que se le llama, o si el perro no se le pide quedarse, entonces alguien distinto de la persona hacía la que el perro corre, debe hacer la llamada. Sólo la persona que llama al perro se le permite dar un regalo. No queremos que piense que todo lo que tiene que hacer es ir hacía una persona y automáticamente se dispense comida.

Una variante, la podemos hacer en casa o en la calle: En casa cuando el perro se sienta cómodo con el juego de anterior. Dos o más personas comienzan en la sala central de la casa. Después de cada vez que han llamado al perro, van más lejos del lugar donde empezaron. A medida que el juego progresa, eventualmente una persona va a estar en el dormitorio principal, la segunda persona en la habitación de invitados y el tercero en la cocina y así sucesivamente. El perro no se limita a ejecutar el ejercicio hasta la persona que llama, tiene que encontrar a esa persona en primer lugar. Este juego es un reforzador especialmente bueno porque no sólo hace participar los instintos naturales del perro, sino que también asocia las palabras "ven aquí" con el dueño a la diversión. En la calle, sería jugar al escondite.

Recordar que a pesar de ser juegos, no debemos superar los 15min al día,…siempre debemos dejar al perro con ganas de más. Si vemos que el perro está muy excitado esperaremos hasta que se calme o simplemente lo dejaremos para otro día. Creo que tan importante o mas que una buena llamada es tener presente los estados emocionales de nuestros perros, sobre todo cuando pretendemos enseñarles algo.







Última edición por Iñigo el Miér Mayo 15, 2013 5:30 am, editado 2 veces
avatar
Iñigo
Moderador

Cantidad de envíos : 712
Fecha de inscripción : 16/03/2010
Tu edad : 45
Localización : Getxo, Bizkaia

Volver arriba Ir abajo

Gracias

Mensaje  Germansoto el Jue Mayo 09, 2013 5:32 am

muchísimas gracias, la verdad que había buscado pero lo que me apareció no tenia nada que ver con esto, muchas gracias.
avatar
Germansoto

Cantidad de envíos : 16
Fecha de inscripción : 27/04/2012
Tu edad : 24
Localización : Santomera, Murcia

Volver arriba Ir abajo

Re: Inteligencia en el escapismo

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.