Peleas de perros - NO APTO PARA SENSIBLES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Peleas de perros - NO APTO PARA SENSIBLES

Mensaje  Shibabcn el Jue Mar 26, 2009 5:57 am

Realmente no sé si es de interés en el foro, pero he encontrado un artículo sobre el tema de peleas de perros, la verdad es que lo cuenta con mucho realismo y crudeza, pero pocas veces he leído algo sobre el tema profundizando en esta lamentable, patética y deplorable "actividad"... os lo dejo... muy triste que no castiguen con mayor dureza a quienes tienen este hobby o mejor, que los suelten en medio de una de estas peleas...

--------

ASÍ SON LAS PELEAS DE PERROS

'BULL', EL PERRO ASESINO

«Un pitbull muerde con los huevos». Rafael –el nombre es supuesto– no ha olvidado el día en que escuchó por primera vez esa sentencia. Fue hace una decena larga de años. Una personalidad proclive a la violencia, una cierta afición a las apuestas y la compañía habitual de sujetos escasamente recomendables le habían conducido a iniciarse en las peleas de perros. Era un novato, un ‘patas’ que comenzaba a aventurarse en un mundo sórdido y brutal donde no existe la razón, sino el instinto en su estado más puro, y no se conocen otras leyes que el valor, la fuerza, el dolor, la sangre y la victoria. O la derrota. y con ella, muchas veces, la muerte.

Rafael era un novato, pero tenía un buen perro. Una bestia de sesenta kilos, cruce de mastín y bóxer, capaz de partirle el cuello al tipo más bragado a una orden de su dueño. Y lo había probado con éxito en un par de combates con otros perros en poblados de chabolas de cercanas localidades. En unos minutos tendría una buena oportunidad de seguir acrecentando su fama en la comarca. Tocaba pelea, el ‘ring’ estaba montado y dispuestos para acoger la riña y el rival ya sacaba su perro del maletero del coche. Pero a Rafael no le gustó lo que vio. «Guarda ese chucho ahora mismo, o te empiezo a dar de hostias». No había doble sentido en sus palabras. Decenas de contactos y llamadas clandestinas, citas en aparcamientos públicos, unos preparativos y unas precauciones propias de un intercambio de cocaína..., y todo se iba al garete por un payaso que había tenido la ocurrencia de presentarse al encuentro con un animal que no levantaba dos palmos del suelo y que, pese a ser robusto, ni de lejos alcanzaba los veinte kilos. Tres veces menos que su ‘Felipe’. Cierto que el bicho tenía una cabeza como un ladrillo y unos músculos maxilares tremendamente abultados, que le daban la apariencia de estar masticando dos pelotas de tenis. Además tenía algo en la mirada... Pero no, aquello era ridículo. «Guarda el chucho, que te ‘ahostio’. Y vamonos, que ya sólo falta que llegue la pasma».

«El perro es bueno –le respondió–. y se lo echo al tuyo sin que haya apuesta». La media sonrisa y la suficiencia con las que aquel tipo acompañó la frase colmaron la paciencia de Rafael, que liberó a su perro sin aguardar la preceptiva señal del árbitro. La pelea duró dos minutos. Tiempo suficiente para que el mastín le arrancase de un bocado medio hocico al otro animal; tiempo suficiente para que el chucho se liberase de esos colmillos y, con una furia ciega, lanzase sus fauces contra el pecho y el cuello de ‘Felipe’; tiempo suficiente para que hiciese presa y comenzase a triturar huesos, músculos, vasos, tendones y nervios con metódica pero implacable determinación; tiempo suficiente para ver el terror escrito en los ojos del gigantesco can; tiempo suficiente para comprender que ahí delante había un animal único e invencible porque no conocía el dolor ni el miedo... «Tu perro muerde con la boca. Mi pitbull muerde con los huevos». Ese día Rafael perdió una pelea, pero aprendió una lección que desde entonces aplicaría a las riñas de perros y a su propia vida. A la hora de morder, de golpear o de matar, pesan siempre más dos huevos que dos mandíbulas, dos puños o dos pistolas.

Hoy forma parte de la élite, de un ‘selecto’ club constituido por ocho o diez individuos, no más de una docena –algún conocido empresario, un par de traficantes de heroína, un picapleitos, un funcionario....– que controla el mundo de los combates ilegales de perros en España. «Peleas de verdad hay muy pocas –advierte Rafael–; no más de dos o tres cada año. Otra cosa es que unos desgraciados, de repente, cojan dos perros de mierda y los pongan a darse cuatro mordiscos. De ésos hay muchos. Pero una pelea como Dios manda..., de ésas hay bien pocas».

Para tener una pelea de verdad hay que tener dos perros de verdad. Dos ‘champions’, en el argot. Dos asesinos. Y no es fácil convertir en asesino a un perro noble, amante de los niños y fiel hasta dar la vida cien veces por su amo, como lo es cualquier pitbull. No es fácil por más que el animal lleve inscrito en su código genético un odio atávico e irrefrenable hacia los otros perros, por más que posea una mandíbula inconcebible, por más que tenga una potencia muscular incomparable... Para lograrlo hay que ser más animal que el propio perro. Y Rafael lo es. Y tiene un método infalible. Y es capaz de aplicarlo porque carece de escrúpulos.

«Yo le llamo –explica– la prueba de la supervivencia. Es sencillo. Consiste en atar al animal al aire libre, a pleno sol, sin comida ni agua, durante siete u ocho días. Si vive, si después de todo eso aún quiere vivir, será capaz de todo. Matará por vivir». No habla en balde. Lo ha visto. Lo ha visto hacer a su perro, a ‘Bull’, el mismo que acabaría convirtiéndose en campeón, cuando después de cinco días amarrado a una cadena, hambriento, deshidratado, exhausto, todavía tuvo cojones para abrir unos eslabones gruesos como un dedo humano, lanzarse como un diablo contra un pastor belga y destrozarle el cuello en pocos segundos. «Cuando llegué a casa, le había devorado la cabeza», rememora. ‘Bull’, tendido patas arriba, saciado de sangre, ronroneaba como un gato.

Una vez sometido a la prueba, con no más de un año, llega el momento de conocer cuánto de bueno hay en sus genes. «El pitbull auténtica nunca huye. Si lo hace, si se achanta, es que no es puro, no tiene buena sangre. Y es mejor dejarlo, venderlo.». La primera ‘topa’ da la medida de su raza. No es mucho más que un contacto entre dos perros jóvenes, que son separados antes de que lleguen a herirse gravemente, en cuanto han dejado constancia de su fiereza y de su ciega disposición a matar al oponente. «Eso es lo que alguna vez se ha visto en televisión: alguna topa de dos perrillos. No hay ni sangre. Y a eso le llaman pelea y lo presentan como una barbaridad. Muy poca gente ha visto una pelea de verdad», comenta, entre risas, Rafael. Y es que de las peleas de verdad no se suele tomar imágenes. Y si se toman alguna vez, son destruidas de forma inmediata. Y si no se destruyen, jamás salen a la luz. Jamás. Hasta que un día salen.

En el submundo de las peleas de perros todos se conocen entre sí. Y las noticias vuelan. Los resultados de los combates se conocen en horas y la fama de un buen perro, que haya convertido a un ‘champion’ en sanguinolenta pulpa, corre como la pólvora. No tardará en surgir quien rete a su dueño desde cualquier parte de España. A veces desde Alemania o Bélgica. La pelea será fijada con las máximas garantías de seguridad y siempre con varios meses de antelación. Meses en los que el animal será sometido a un entrenamiento propio de un gladiador. Pues no en otra cosa se ha convertido ya el perro. Llevará una dieta muy nutritiva, a base de arroz blanco con verduras hervidas y pienso de alto poder energético, y cada día se le arrojará a una piscina hasta que sea incapaz de dar una patada más al agua para mantenerse a flote. O forzado a correr tras una moto a lo largo de diez o quince kilómetros. «Yo les ato además al hocico una pieza de hierro de seis kilos, para que tengan que ir haciendo fuerza con el cuello y no den con el morro en el suelo. Se les pone el pescuezo como el de un toro».

Para aumentar la ya descomunal potencia de los maxilares, se les obligará a morder un neumático de coche, previamente atado a una viga o a la rama de un árbol, y se les dejará colgados durante doce o quince minutos. Aunque el método es sobradamente conocido en ese mundo, Rafael le añade el elemento diferencial, su firma: «Cojo una vara de olivo y lo hincho a palos mientras está colgado de la boca. No se suelta; al revés. Sólo se retuerce con más rabia y muerde con más fuerza».

El resultado de tales torturas sólo puede ser uno. Constituye un hecho científicamente probado que detrás de no pocos agresores sexuales, de hombres que han hecho de la violencia su principal argumento o su forma de vida, se oculta una infancia repleta de abusos, palizas, incomprensión y vejaciones. Nada muy diferente se esconde tras un perro asesino. Sólo un amo despiadado. Y ‘Bull’ es un perro asesino. Como lo fue ‘Fly’. O la perra ‘Aluja’, que se hartó de partir patas en los rings. O ‘Red’, el can murciano al que la gloria no le duró muchos meses. O ‘Guoyacá’, uno de los primeros pitbulls del circuito, al que un adinerado hombre de negocios se trajo de Estados Unidos, hace una década, y que fue dejando un rastro de sangre es desiguales peleas por el sureste español. O ‘Dólar’, que se ganó el apelativo cuando propició en Bélgica que su amo se embolsase un millón en billetes con el rostro impreso del bueno de Abraham Lincoln. O ‘Chicago’, comprado en M´México, que ganó tres peleas de máximo nivel en España antes de quedar convertido en un despojo entre las mandíbulas de ‘Bull’, el protagonista de nuestra historia. O ‘Bimbo’, un perro sin rival, sin comparación posible, el único al que jamás se le fue un rival vivo.

«Era impresionante –recuerda Rafael–. Se lanzaba al pecho y destrozaba las costillas, los pulmones, el corazón...». Hace tiempo que no se sabe de él. Pero España está llena de hijos de ‘Bimbo’ y de dueños irresponsables y cruentos dispuestos a convertirlos en lo mismo que fue su progenitor. Y a curarlos y alimentarlos mientras el ring no dicte sentencia condenatoria. Cuando eso ocurre, unos pocos son sacrificados. «Pero lo normal es que sean vendidos. ¿A quién? A gente que tiene ganas de tener un perro con apariencia de fiero y que no sabe a qué se le ha dedicado hasta ese momento. Claro, je, je, un día se les escapa y se come a otro perro».

A veces se comen a un niño.

LA HORA DE LA VERDAD

Una riña de perros está regida por unas normas tremendamente rígidas y de obligado cumplimiento. Acordada la fecha del combate, se designa un árbitro, que recibe del dueño de cada contendiente una señal a cuenta, que rara vez supera las 50.000 pesetas (300 euros). Después se elige la ciudad en la que se celebrará la pelea –siempre el lugar en el que reside uno de los apostantes– y se prepara con las máximas precauciones el emplazamiento del ring: una nave industrial, una finca rústica... El ring es una especie de cuadrilátero de unos 16 metros cuadrados, delimitado por paredes de madera y con el suelo de cemento o moqueta.

«Sólo una persona sabe dónde se celebrará el combate –explica Rafael–. Lo más habitual es fijar una cita en un parking y que todos sigan en coche al organizador. De esa forma se evitan posibles filtraciones».

El primer acto consiste en pesar a los perros, porque en estos combates ‘oficiales’ no puede haber una diferencia de más de 300 gramos entre ellos. Si uno de los canes se excede del peso inicialmente fijado, su dueño pierde la pelea y el dinero entregado a cuenta. Si no hay contratiempos, se fijan las apuestas, que han llegado a alcanzar sumas multimillonarias, y perros, amos y árbitro se introducen en el ring.

A la voz del juez, los animales son liberados y se abalanzan uno contra el otro como dos locomotoras. El primer impacto es brutal. Los canes ruedan por el suelo con las mandíbulas entrecruzadas mientras pequeños hilillos de sangre que brotan de sus fauces tiñen de púrpura el suelo del cuadrilátero.

Se escuchan los gritos de aliento de los dueños, pero estremece comprobar cómo los perros cómo éstos se atacan con una fiereza sorda. No ladran, no gruñen, jamás aúllan de dolor. Muerden, machacan, destruyen, trituran en silencio, sin permitirse el menor gasto de energía que no vaya dirigido a herir al adversario. A matarlo. El único sonido perceptible es el resuello de sus gargantas.

Las peleas no son rápidas. Nunca lo son. Pasan los minutos, las presas se eternizan, el suelo se va trasformando en una resbaladiza superficie cubierta de sangre, sudor y babas; el hocico, las orejas, la lengua, los belfos y el cuello de los canes van adquiriendo la textura y el color de una hamburguesa, y la lucha no cesa.

De cuando en cuando, uno de los dueños se aproxima a la boca de su bestia y le sopla con fuerza, en un vano intento de oxigenarla. «Con dos animales bien entrenados, lo normal es que las peleas superen la hora de duración». Cuando el árbitro percibe algún síntoma de debilidad en uno de los perros, o interpreta que está rehuyendo la pelea, da la orden de parar. Los animales, como púgiles ensangrentados, son separados con ayuda de unas largas estacas de madera o ‘cuñas’, que les son introducidas en la boca para que suelten la presa, y conducidos hasta un rincón, donde se les refresca rápidamente con una esponja empapada en agua.

Después se le vuelve a encarar y si aquél suya disposición a pelear ha sido puesta en entredicho ataca, la pelea se reanuda. Este ritual se llama raya o ‘scruff’ –en el mundo de las peleas suelen pronunciarlo ‘scrach’–, expresión que parece proceder del inglés ‘by de scruff’: ‘por el pescuezo’, que es como se sujeta a los animales.

El combate finaliza cuando uno de los perros renuncia a atacar o, menos usual, con su muerte en el ring. Sea cual sea el desenlace, los dos canes quedan como un guiñapo. Y es que cualquiera de estos animales se dejará convertir antes en picadillo que rehuirá la pelea.

FUENTE: http://blogs.laverdad.es/blackblog/2008/4/9/fauces-contra-fauces
avatar
Shibabcn
Admin

Cantidad de envíos : 4366
Fecha de inscripción : 31/08/2008
Tu edad : 39
Localización : Barcelona (SPAIN)

http://shibabcn.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Peleas de perros - NO APTO PARA SENSIBLES

Mensaje  Aliena el Jue Mar 26, 2009 6:45 am

Joe, que fuerte Carlos, siempre tiene que haber enfermos mentales por ahi sueltos.
Yo tambien he leido algun que otro articulo o reportaje televisivo bastante desagradable. A mi una vez intentaron robarme a mi Alaska para dedicarlo a las peleas de perros, menos mal que me avisaron de lo que querian hacer,...en fin que asco de gente, utilizan a los perros para hacerse los machotes porque ellos no son capaces de enfrentarse a nadie y mucho menos pelearse, cobardes, a ese si que le colgaba yo del arbol y le daba con palo...bufff es que me pongo mala diosss Twisted Evil ...solo un ser humano podria ser tan malvado de convertir a un animal bueno por naturaleza en asesino... pobres perros Evil or Very Mad Evil or Very Mad Evil or Very Mad Cerdoss pig
avatar
Aliena
Moderador

Cantidad de envíos : 1901
Fecha de inscripción : 12/02/2009

http://www.bionaturapets.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Peleas de perros - NO APTO PARA SENSIBLES

Mensaje  shinshuu no chiisai akuma el Jue Mar 26, 2009 10:26 am

El tema del maltrato a los animales deberia estar más penado de lo que está, pero el tema de las peleas de animales debería estar muy castigado. Si el juego ilegal está duramente castigado y perseguido, como es que todos sabemos que se siguen haciendo peleas de animales y no se hace prácticamente nada?
No se, yo conozco dos casos en primera persona. Los sobrinos de un amigo mio tenian un Husky precioso en casa. Por motivos personales tuvieron que cambiar de casa a un piso pequeño y dejaron el Husky en la finca (habitada, en el Maresme) de una prima suya. Ese Husky desapareció y apareció un mes después prácticamente muerto... el veterinario les dijo que lo habían utilizado para peleas. Después de recuperarse, a los seis meses volvió a desaparecer y ya no se ha sabido nada más de él.
El segundo caso, pasó en Navidades del 2007-2008, estábamos en Mataró, en casa de un amigo (de hecho el mismo amigo), y salimos a pasear con la Tsuki a una placita cercana, allí nos encontramos con un cachorro de Mastin del Pirineo precioso. Apareció un señor de unos 60 años con una hembra de dogo argentino llena de heridas.... Intentamos no acercarnos mucho, pero el cachorrillo de mastin... se acercó demasiado y el pobre recibió un pequeño mordisco en el morro. El tipo de la dogo argentino salió pitando, diciendo que la perra no era suya, sino de un hijo suyo, etc, etc, etc.
avatar
shinshuu no chiisai akuma

Cantidad de envíos : 633
Fecha de inscripción : 25/10/2008
Tu edad : 53
Localización : Girona

http://www.otsukisamagou.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Peleas de perros - NO APTO PARA SENSIBLES

Mensaje  shinshuu no chiisai akuma el Jue Mar 26, 2009 10:33 am

Por cierto, que hace... no se uno o dos años, vimos en telecinco un reportaje, hecho en Canarias, sobre como se utilizaban cachorros para entrenar a los perros de pelea. Era demoledor, ver a un bullterrier adulto morder, morder y volver a morder a un cachorrilllo, y encima lo gravaban con el móbil. La cadena perpetua para esos individuos de mierda es poco.
avatar
shinshuu no chiisai akuma

Cantidad de envíos : 633
Fecha de inscripción : 25/10/2008
Tu edad : 53
Localización : Girona

http://www.otsukisamagou.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Peleas de perros - NO APTO PARA SENSIBLES

Mensaje  Invitado el Vie Mar 27, 2009 12:57 am

Es más que obvio que todos los que participamos en este foro detestamos profundamente las peleas de perros así como cualquier otro tipo de maltrato. Por desgracia este tipo de sangrientos y deplorables “espectáculos” se siguen dando hoy en día en muchas partes del mundo, a pesar de estar prohibidos. Saludos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Peleas de perros - NO APTO PARA SENSIBLES

Mensaje  Shibabcn el Vie Mar 27, 2009 1:36 am

En Barcelona hemos vivido dos "oleadas" de robo de perros, es muy lamentable que alguien se dedique a robar perros, cachorros incluidos de otras personas, únicamente para hacerlos servir de sparring con su perro que va a usar para violentarlo o prepararlo para futuras peleas caninas.

De sobras todos los aquí repudiamos esta "actividad", pero este reportage en concreto me ha parecido realmente interesante por la vivencia del periodista y como la describe, ya había leído algunos y algún que otro reportage, pero este me ha parecido bastante profundo, aunque tristemente crudo.

Triste, muy triste.
avatar
Shibabcn
Admin

Cantidad de envíos : 4366
Fecha de inscripción : 31/08/2008
Tu edad : 39
Localización : Barcelona (SPAIN)

http://shibabcn.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Peleas de perros - NO APTO PARA SENSIBLES

Mensaje  Invitado el Vie Mar 27, 2009 2:53 am

He de confesar que no había leído el relato ese entero ya que me parece una parrafada de la ostia y los detalles de cómo lo hacen o dejan de hacerlo me parecen vomitivos. Sinceramente opino que no tiene ningún sentido ponerlo aquí. Lo único importante es saber que hay personas sin escrúpulos que se dedican a robar perros para usarlos como “sparrings”. El resto sobra. Saludos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Peleas de perros - NO APTO PARA SENSIBLES

Mensaje  Shibabcn el Vie Mar 27, 2009 4:41 am

No te imaginas como me jode ir en ocasiones a una de esas zonas donde se han producido algunas de estas "oleadas" de robos de perros, pensar en soltarlo un rato para que juegue y no atreverme... y mira que nunca he sido temeroso de soltarlo... ¡mierda de gente, joder!
avatar
Shibabcn
Admin

Cantidad de envíos : 4366
Fecha de inscripción : 31/08/2008
Tu edad : 39
Localización : Barcelona (SPAIN)

http://shibabcn.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Peleas de perros - NO APTO PARA SENSIBLES

Mensaje  megacrani el Sáb Mar 28, 2009 4:29 am

esta gente son lo peor... lo unico que se merecen es que un dia el perro les salte a ellos.. que sientan lo que puede sentir un perro de batalla... desgraciadamente aqui al parque de delante de mi casa, hace unas escasas semanas encontramos una bull terrier... aun con las marcas de los mordiscos grabados en la piel.. por suerte la habia acogido una bella persona, vecina del parque con lo que cada viernes groc juega con ella y se me mojan los ojos de lagrimas cuando pienso en lo que le hacian hace unos meses y verla ahora.. una perra ejemplar, no se muebe del lado de su ama a menos que este JUGANDO con otros perros, y realmente no me da miedo dejar a Groc jugar con ella! ese miedo me paso el dia que vino hacia mi frego contra mi pierna y se estiro delante mio con la barriga hacia arriba para que la acariciase; ademas de acudir siempre a la llamada, obecer montones de ordenes y convivir con dos yorkshire a los que podria matar de un mordisco..

es mas! juegan a perseguirse con Groc, y Groc aprendio de un Beagle a morder las patas de quien persigue, y se las muerde a la bull terrier, y ella se echa delante suyo con las patas hacia arriba y empiezan a lamerse!

a su ama solo le da miedo una cosa.. que un dia vengan a buscarla de nuevo.. por lo que le asegure que si eso ocurria podria llamar a todos los vecinos del parque que quien venga a buscarla se ira sin nada..quiza hasta sin manos!

=P me a gustado el articulo! su expresion es immejorable!
avatar
megacrani

Cantidad de envíos : 733
Fecha de inscripción : 08/02/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Peleas de perros - NO APTO PARA SENSIBLES

Mensaje  Shibabcn el Sáb Mar 28, 2009 10:43 am

Me alegro mucho Oriol que nos cuentes una experencia como ésta, que mejor para esa pobre perra que el destino que ahora le espera, y me encantaría verlos un día jugar como dices porque tal y como lo dices suena realmente muy tierno.

Me alegro mucho de como parece que termina la historia de esa perra Smile .

_________________
avatar
Shibabcn
Admin

Cantidad de envíos : 4366
Fecha de inscripción : 31/08/2008
Tu edad : 39
Localización : Barcelona (SPAIN)

http://shibabcn.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Peleas de perros - NO APTO PARA SENSIBLES

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.